lunes, 29 de octubre de 2012

SCUMM: HORROR EN LA CARPA


El trimestre final del 2.012 viene arropado por el último trabajo discográfico de los Scumm: es como un macabro aviso del fin del mundo y de este atraco a mano armada planeado que nos venden como “La Crisis Mundial”. Son como la orquesta del Titanic. Ellos saben que el barco se hunde, y con dos cojones han decidido salir a tocar. Pero no impecables y de smoking, sino en pijama (y alguno con un chándal viejo con rodilleras del Pato Donald y por dentro los calcetines para que no se queden los tobillos al aire), sin maquillaje y sin escenografía. No necesitan de figurantes. El espectáculo son ellos. Y vienen a darlo todo. A contarte y a cantarte la verdad a la cara. Esto es lo que hay. La gran fiesta de la Democracia... ¡pa su puta madre!
Una vez más, el sonido “Scummiano” se confirma y se convalida con nota. Temas rápidos, pulidos, pulidos. Nada de interludios eternos para hacer canciones “míticas” carne de Radiofórmulas de un Sábado por la tarde, ni tres singles agresivos para presentar en la tele y el resto descartes venidos a menos y vendidos como “experimentales y alternativos”. Ellos no te presentan el disco como “nuestro trabajo más maduro” ni como “nuestra vuelta a los orígenes”. Ellos son los de siempre, pero con los años han hecho callo y saben que tecla tocar, y como hacerlo. Ellos saben que música indie no es sólo música para sus amigos. Es hablar sin máscaras. Sin artificios. Son artesanos del sonido, no una BoyBand prefabricada al servicio de oscuros intereses económicos de alguna multinacional. Vamos a desgranar los temas uno a uno, estas trece perlas que desde ya, son pieza de coleccionista. A falta de singles en vinilo, buenos son audios subidos a la nube...


JARDÍN EQUIVOCADO
Abrimos el disco con un tema rápido y muy potente. Escondido bajo un ritmo funk/pop, damos de bruces con una buena colección de traumas infantiles, pero tomados con diversión y mucha risa, como si fuera tu primer Halloween y disfrutases enseñando tus falsas heridas hechas con mercromina y rotuladores Carioca. ¡Divirtámonos y bailemos sin complicaciones! La felicidad se compone de pequeños momentos como este. Disfruta el hoy y no pienses tanto en el mañana.

EL FIGURANTE
Una espeluznante balada / soul con toques de videojuego de 8 bits que nos habla directamente al corazón de las frustraciones y fantasmas personales. Ya eres mayorcito, colega. Papá y mamá ya te han sacado las castañas del fuego durante muchos años. Si ahora tienes que lavarte tu mismo tus pañales llenos de mierda, es tu problema. Y si encima te quejas de que son comprados a granel en el Lydl, lo dicho. ¡Madura un poco, capullo! El final nos traslada deliciosamente a la Kame House con el maestro Mutenroi viendo a putarracas haciendo aeróbic con mallas de sordomudos. ¡Que no todo va a ser sufrir en esta vida!

TIENE MIL FLORES
Un canto a la esperanza, pero sin abandonar el poso de tristeza y de insatisfacción perenne. Por primera vez en su historia, Scumm reconoce que existe algo llamado felicidad, pero aún está muy lejos de alcanzarse... el ambiente buenrollista nos transporta varios años atrás, a su imprescindible “Lana”. Una actitud a lo “Voy Camino Soria” pero sin la rudeza castiza de Jaime Urrutia; aunque sin ser tampoco un triunfito al que lo han expulsado en la gala anterior a la final, y decide tomarse a la postre un año sabático en el chalet de los padres evitando todo contacto con el exterior que no tenga que ver con “salir de fiesta para desconectar un poco” y componiendo en el nuevo Mac que le han regalado “por haberlo hecho tan bien y ser tan buen hijo”.

TRONCO HUECO
Un tema lento, una pesadilla que lastimosamente descubres que es una realidad, y que te deja destrozado, pero que a la vez te hace una purga interior. Como si el mismísimo Robert Smith (¡Sí, sí! ¡el líder de”The Cure”!) hubiese recuperado el conocimiento en un descampado de Sanlúcar de Barrameda con el tobillo torcido, en una delirante huída de una horda de travestis de mediana edad deseosos de enseñar sus colecciones de cromos de los Toi de Bollycao. Pero no los nuevos del 2.011. Los de los 90´s, ya amarillentos y con el protector del adhesivo medio despegado y llenos de pelusas y polvo. Estas sólo en el campo, pides ayuda y nadie te responde. Es momento de hacer un recorrido mental para saber que has hecho mal para llegar hasta allí.

UN BUEN SITIO
La feria anual y el circo han llegado una vez más a nuestras vidas. Una nueva oportunidad de poder alcanzar la felicidad. Pero a la vez que queremos luchar por nuestros sueños y conseguir alcanzar nuestras metas, en el fondo todos disfrutamos mucho más sintiéndonos perdedores, dejando escapar nuestra redención y poder tener durante un año más un objetivo por alcanzar... Un placer culpable, esa deliciosa sensación de automutilarnos hipotecando nuestro futuro... sabes de sobra que papá y mamá te están pagando internet para estudiar, no para que te metas en esas páginas que tu sabes. ¡Que por mucho menos ha acabado gente en la cárcel en la época de Franco!

EL ESCAPISTA
Casi a la mitad del disco, los Scumm nos sorprenden con esta joya que nos recuerda que a pesar del paso de los años, si quieren aún pueden ponerse duros. Un temazo con mayúsculas que bien podría ser la banda sonora del remake de “El Diablo sobre Ruedas” o de una hipotética película sobre la saga “Road Rash” de la Sega Mega Drive. Los Scumm son rudos camioneros que saben que su trabajo es sólo una excusa para llenar la nevera y pagar facturas. La soledad de horas y horas en la madrugada oyendo a Encarna Sánchez no se la quita nadie. Hasta pasan de las chicas de calendario con tetas que llegan hasta las rodillas, pezones como rodajas de mortadela y bosques tupidos hasta el ombligo. Sus pósters amarillean y arrugan a la velocidad del rayo. El tiempo pasa, y los dolores de espalda y tener el brazo izquierdo más moreno que el derecho por las horas de carretera van a más día tras día. Menos mal que siempre hay una camarera cuarentona con ganas de marcha en cada estación de servicio...

TE LO JURO
Un tema que comienza con una colección de sacrilegios que harían hacerse pipí al mismísimo Benedicto XVI (pero en un día de no ponerse el pañal para señoras adultas de la marca Tena Lady) nos deja leer entre líneas una sarta de ironías y metáforas que no dejan lugar a dudas. ¡Ojalá los reproches y las batallitas conformistas fueran siempre así! Como si fuera la primera retahíla y las ganas de arreglar el mundo tras la primera borrachera. Que aunque jóvenes, ya hemos vivido mucho. Y lo que no, lo hemos leído en internet o nos lo ha contado un viejo, que como han vivido muchos años, saben de todo. ¡Toma ya lección de humildad! ¡Que habremos suspendido por tercera vez la Selectividad, pero tenemos matrícula en la Universidad de la Vida!

CAJA DE JUGUETES
Una vez más los Scumm se ríen (con fina ironía, eso sí) de la “Generación Nocilla” y del Complejo de Peter Pan. Una macabra canción infantil que parece un descarte de un libro de poesía de Gloria Fuertes, un día que estaba con los cables cruzaos y se puso en plan chunga. Como los Bom Bom Chip! si les hubiesen bajado un poco el target de “música para chicos jóvenes, a lo Parchís pero más gamberretes... pero que perfectamente puedan escuchar los niños del Opus dei”. Tu querías la Super Nintendo y te han regalado la Nasa. Jódete. Pero luego te das cuenta que tienes 20.000 juegos (aunque son menos porque están repetidos, pero bueno) y que es la consola que tienen todos tus amigos (¡a ver si te das cuenta que los políticos nos catalogan en barrios por el nivel adquisitivo de nuestros padres!), por lo que al final la diversión no tiene fin, y el estirado con la Super Nintendo se va a tener que pasar muuuchas veces el Super Mario World, y escuchar todas las semanas el Game40 por si acaso contasen algún truco para llegar a alguna fase secreta y poder alargar la diversión hasta las próximas navidades en las que, con un poco de suerte, le regalasen algún otro juego que estuviese de oferta en el Pryca.

POR LOS TEJADOS
El noveno tema (a menos que en la edición limitadísima Japonesa cambien el tracklist e incluyan jugosas bonustracks) es un delicioso poema nocturno cargado de ritmo decadente y reflexivo. Tu no sabías que ese bar que sólo abre por las noches y del que no se ve el interior desde la calle, es eso que llaman cabaret, y vas a poder ver por fin señoras desnudas que no sean en papel o en la pantalla de tu ordenador, gracias a ese diskette de “fotos porno” que lleva rulando todo el trimestre por la clase, y tras semanas de esperar y pasar por las manos de los malotes y los populares de la clase, por fin te toca a ti... Es como si Tim Burton y Danny Elfman decidiesen que ya han ganado suficiente dinero y planeasen hacer un corto para el Youtube “pa partirse el culo” y dejasen a un lado sus manuales de estilo en plan “Sota, Caballo y Rey: Rollo gótico, Johnny Depp y muchos coros de niños en la banda sonora” para hacer algo espontáneo y orgánico... pero a su estilo, claro.

CEMENTERIO INDIO
Una deliciosa introducción a lo teleserie amable de los 80 nos teletransporta a épocas en baja definición y tracking bailón. No hace falta que sea un día lluvioso para ponerse melancólico. Tienes derecho a tus seis días de bajón semanales, y lo sabes. Hoy puedes saltarte el régimen y dejar cosas para mañana. Te abriste una cuenta en Meetic. Conociste a alguien. Os hicisteis los estrechos al principio y acabasteis hablando de guarrerías muy subiditas de tono por el Messenger. Pero a última hora, se os ha bajado el calentón y os habeis puesto excusas tontas para no quedar. Pero bueno, no hay que castigarse más. Refúgiate en el “si yo quisiera...”, en el “aún soy muy joven” o en que el otro día te encontraste en el supermercado de tu barrio con alguien que estaba contigo en sexto de E.G.B. y que los años le han pasado factura muchísimo más que a ti. Aún te queda mucho tiempo para pasearte por el centro de la ciudad como si fuese el catálogo de Otoño / Invierno de “El Corte Inglés”: con tus mejores galas, cara de interesante y gesto distante. Tu eres el solomillo, y el pueblo llano, la mortadela con aceitunas. ¡Eso es así!

POLIRRÍTMICO
Estas como si fueses una estrella emergente con ganas de medrar: te han dado una casilla en el Vip Noche. En la central, está el Duo Sacapuntas. Y no quieres ser de uno de esos famosos que sólo leen una o ninguna pregunta a lo largo del programa, y han ido como si estuviesen de público, pero expuesto continuamente a los designios de un Dios caprichoso llamado realizador que te exige estar sonriente toda la grabación, para no salir en ningún plano de relleno bostezando, sacándote un moco o con la risa floja porque se te ha escapado un cuesco y se lo han fumado las Hermanas Hurtado. ¡Esta es tu gran oportunidad! No estás en el remilgado “Vip Guay”, en horario de protección infantil y te han dado los de vestuario una gorra para que te la pongas de lado y te marques un Rap a lo fiesta de fin de curso. Estás en el “Vip Noche”. Aquí vale todo, hasta chistes de mariquitas y malos tratos. De ti depende poder llegar a chico Almodóvar y hacerte el borde cuando los becarios metidos a reporteros te avasallen con preguntas stándar de prensa rosa, o acabar en un call center contando anécdotas de viejos tiempos gloriosos en los 10 minutos del café. Elige entre la pastilla roja o la azul. Entre arriesgarte y triunfar o estar lamentándote el resto de tus días. Tu mismo con tu organismo, miarma.

CARROMATOS
Todo se acaba. Tarde o temprano llega el final. Pero hagámoslo bonito y heroico. Los caminos del Señor son inescrutables, pero tenemos cierto margen de maniobra. De nosotros depende que sea como salir deliciosamente de un Coma, o entrar al trapo de dos vendedores de seguros con los huevos pelaos de tanto hacer puerta fría, y acabar hastiados y con el mal gusto de habernos perdido medio programa de “Sálvame” con la tontería. Has sabido jugar tus cartas, y has racionalizado las dos mil pesetas que te han dado tus padres para toda la semana en la Feria hasta límites de la posguerra. Ahora te ríes de los que se han dejado el dinero en la Tómbola y han vuelto con el cejo fruncido y las manos vacías. Tu por menos dinero, has llegado a un pacto con el feriante simpático y le has comprado al “cerdo Benito”. Te das cuenta de que cuando quieres, eres listo. Aplicate el cuento y que no te vuelva a quedar Geografía e Historia para Septiembre. ¡Que cuando quieres, puedes!

PEQUEÑA U
Los chicos de Scumm se despiden a lo grande. Como si fuese una soporífera y extraña tarde lluviosa de Verano y nos hemos acabado el Sonic 2 de la Master System con todas las esmeraldas del Caos, con lo jodida que es la fase del ala delta. Has conseguido tu meta, por fin. Por un lado estas feliz, pero por otro triste, porque ahora no sabes que hacer y tienes un gran vacío en el interior. ¡Por eso al Malvado Doctor Gang siempre se le escapaba el Inspector Gadget! ¿O qué te creias? ¡Si tenía todo tipo de artilugios y un ordenador que dejaba a los centros de datos de Google a la altura de una Atari 2600! Somos unos niños rollizos de 12 años con chándal de mercadillo, pero ya vemos que la despreocupación por el futuro está cerca de extinguirse, y pronto empezaremos a recibir cartas del banco y a cargar con responsabilidades. Ya has oído varias veces que con 20 años tu padre ya te tenía a ti y a tu hermano “de camino”, y estaba pagando piso. Lo percibes lejano... pero llegará. Sabes que sí.


...Y esto es todo. ¡Hasta aquí el análisis del disco! No sabría decantarme al 100% por un solo tema, la verdad. Cada canción tiene mil detalles por apreciar, y no es cuestión de estar durante meses oyendo el trabajo una y otra vez para decantarse por una única canción y apartar el resto, aunque la ocasión lo merezca. Los Scumm ya llevan muchos años dando la nota, y abriendo su corazón a todo aquel que quiera escucharlos. Y si en algún momento has soñado con ser el cuarto componente de Scumm, has fallado... y has acertado. Porque tú nunca podrás ser el cuarto componente de Scumm... el cuarto componente de Scumm somos todos. Su público. Incluido tú.

SCUMM YOUTUBE:
http://www.youtube.com/user/scummtheband
SCUMM MYSPACE:
http://www.myspace.com/scummtheband