viernes, 16 de abril de 2010

OLE TÚ

Me cuesta ponerme a escribir en el blogggg, de hecho no sé ni porqué hoy estoy escribiendo en el blogggg, pero habrá que intentarlo. De hecho cuando voy en el autobús o cuando me estoy duchando, se me ocurren cosas para escribir por aquí, pero en cuanto me siento delante del ordenador, nada de nada. Debe ser que quiero escribir en el blogggg, pero realmente no quiero hacerlo; es decir quiero querer ponerme, pero no me apetece ponerme; como si en el fondo prefiriese no hacerlo para poder pensar en que en otro momento si lo haré y entonces la felicidad será mayor, porque por fín me he puesto, y por todo el tiempo que me he llevado sin hacerlo, y disfrutando esperando a que llegue ese momento. Como con todo en esta vida. ¿No les ha pasado que han estado esperando algo con muchas ganas, y cuando por fín ha llegado el momento, al final no era para tanto? Y se queda uno en plan “¿Bueno, y ahora qué?”. Pues eso mismo digo yo.

¿Qué pasara en este blogggg en próximos días? ¿Habrá novedades? ¿No las habrá? ¡Les dejo ahí con la incertidumbre! Imagínense en manos de la Diosa Fortuna, que si no la conocen, les pongo al día en un momento:

“Fortuna era, en la mitología romana, la diosa de la suerte, buena o mala, aunque siempre se tendió a asociarla con lo bueno -lo fasto- y la fertilidad; de modo que la adversidad ha pasado a ser casi sinónimo de infortunio o "algo desafortunado". Su alegoría solía ser la rueda de la fortuna, una especie de ruleta que significaba el azar o lo aleatorio de la buena o mala suerte; en cuanto a representación de su aspecto positivo, solía figurársele con la cornucopia. Adjunta a Fortuna estaba la Ocasión (muchas veces confundida con la misma Fortuna), la cual se representaba casi totalmente calva, con sólo una guedeja o un mechón pequeño, ya que una buena Fortuna era entendida como de una Ocasión difícil de atrapar (como es difícil de atrapar de los cabellos a alguien calvo), en otras representaciones Fortuna aparecía figurada de un modo semejante a la Justicia: con los ojos velados o con un timón ya que pilotaba la suerte de la humanidad. En tanto que la deidad Fortuna era casi siempre considerada fasta ("afortunada",positiva para la gente), se distinguían con adjetivos sus otros posibles aspectos: Fortuna Dubia (Fortuna Dudosa), Fortuna Brevis (Fortuna Breve) y Fortuna Mala. En lo único que coincidieron todos fue en señalar que era la diosa más caprichosa del Olimpo.”

Como vemos en la foto, Jordi Hurtado puede hacer uso de la rueda de la fortuna, por eso de tenerla ahí de atrezzo; pero sin duda él no es la encarnación de la susodicha Diosa, ya que luce una cabellera que pa mi la quisiera. ¡Ole tú, Jordi!